lunes, 27 de abril de 2015

Síntomas de embarazo: los 10 infalibles

¿Estás buscando un bebé? ¿Deseando recibir la noticia que dará un vuelvo a tu corazón y a tu vida?

Pues bien, en este post quiero contarte algunas de las señales que te ayudan a detectar un embarazo. La mayoría de mujeres no lo sienten hasta que no han tenido una falta o incluso algunos días o semanas después, pero en mi caso yo siempre lo he podido intuir antes de la falta y la verdad es que es una experiencia maravillosa el hecho de poner estar tan conectada con tu cuerpo. Es algo difícil de explicar, una sensación nueva, algo que no has sentido antes.. voy a tratar de resumirte los síntomas más comunes para ayudarte a identificarlos.



1. Hiper-sensibilidad en los pechos

Creo que esta es una de las primeras señales en la mayoría de mujeres. A veces es similar a las molestias que se tienen en los días previos a la menstruación. Podemos sentirlos hinchados y con cierto dolor, puede que hasta que nos moleste el roce del sujetador. 

Todos estos cambios son normales y se deben al aumento de los niveles hormonales durante el embarazo. De hecho los pechos incrementan rápidamente su tamaño durante las primeras 8 semanas y a un ritmo constante posteriormente, llegando a aumentar hasta el 50 % del tamaño que tenían anteriormente.



2. Dolor abdominal

Al igual que en el punto anterior, podemos sentir un dolor en el bajo vientre parecido a los síntomas premenstruales, pero quizá se caracteriza un poco por la sensación de tener como pinchazos en el útero, como si fuera porque está empezando a crecer tras la implantación del embrión.



3. Cansancio 

Es otro de los primeros síntomas muy característicos. Tenemos una sensación de agotamiento y sueño que nos hace sentir ganas de querer dormir todo el día. Esto se debe al aumento de la hormona colecistocinina y ocurre sobre todo durante el primer trimestre del embarazo y es una forma de protegerlo, la naturaleza es muy sabia y envía señales a la madre para que se cuide lo máximo posible..  :-)

Normalmente esta sensación disminuye al llegar al segundo trimestre, aunque en ocasiones permanece durante toda la gestación. Si lo piensas es algo perfectamente normal, ¡el cuerpo está trabajando 24 horas sin descanso en la creación de una nueva vida!



4. Nauseas

Este es un clásico. No a todas las mujeres les ocurre, incluso algunas mujeres las experimentan en unos embarazos y no en otros. Suelen aparecer días después de la implantación del ovocito en el útero, debido al  aumento de la hormona gonadotropinacoriónica (HGC), más conocida como  hormona del embarazo, que alcanza sus niveles más altos en el organismo durante el primer trimestre de gestación.

Suelen aparecer por la mañana, nada más despertar o durante el desayuno, razón por la cual se las suele llamar nauseas matutinas, pero también pueden suceder por la tarde o en otros momentos del día. Pueden describirse como una sensación de mareo, de "revoltijo" en el estómago, y a veces también van acompañadas de un aumento de la salivación (sialorrea).

Para aliviar esta sensación de malestar lo mejor es comer pequeñas cantidades y con mucha frecuencia, de manera que el estómago esté siempre ocupado, pero nunca saturado.  Una buena idea es llevar unas almendritas saladas en tu bolso para tenerlas siempre a mano, y también comer mucha fruta entre horas.

Hoy en día existen también medicamentos que ayudan muy bien a controlarlas, (pregunta a tu ginecólogo).



5. Aumento de la temperatura basal

Cuando se produce un embarazo también se produce un aumento de la temperatura corporal asociado a la hormona progesteronaEs difícil detectarlo, pero si lo deseas, puedes medir la temperatura basal de tu organismo, que es el indicador más fiable.

Puedes hacer un registro durante todo el ciclo, (también existe un método para detectar la ovulación a través de la temperatura basal, ya que la progesterona aumenta dos o tres días después de la ovulación).  Para ello, debes tomarte la temperatura nada más despertarte, en la cama y en ayunas. Deja el termómetro en la mesilla de noche el día anterior y no te muevas mucho a la hora de tomártela. Si se ha producido el embarazo puedes detectar una elevación de hasta medio grado, estando tu temperatura basal cercana a los 37 º.

Y es que no es poco lo que está sucediendo y sucederá en el interior de tu cuerpo los próximos meses.. Pincha en la imagen para ver un resumen en esta fascinante vídeo.





6. Más ganas de orinar

Debido a que el útero comienza a crecer desde el primer momento, éste comprime a la vejiga e impide que pueda llenarse completamente, lo que aumenta la sensación de ganas de orinar con mayor frecuencia.

Posteriormente el útero crecerá hacia arriba liberando en cierta manera la presión en la vejiga, aunque esta sensación volverá de nuevo en los últimos meses de embarazo.

Es importante también cuidar la higiene íntima para prevenir posibles infecciones que serían más molestas en el embarazo, ante cualquier duda lo mejor es consultar al médico especialista.



7. Mayor sensibilidad en gusto y olfato

El aumento de estrógenos provoca que la mujer tenga una extrema sensibilidad a los olores, algo que sería una gran cualidad para perfumistas y sumelliers, pero que para una mujer en estado puede  convertirse molestia verdaderamente desagradable. Quizá no soportes el perfume de tu marido, el olor a café o a detergente.. ¡cualquier cosa de lo más inesperada!

El olfato y la detección de aromas está muy relacionado con el gusto de los alimentos. Es posible que notes que algunas comidas que antes disfrutabas, ahora te causan repulsión, es lo que se conoce como los famosos ascos. Por ejemplo a mi me encanta el tomate en todas sus formas, como ensalada a diario y en verano disfruto de lo lindo con el gazpacho y salmorejo en verano, pero en mi primer embarazo no podía verlo ni mucho menos olerlo..  




8. Sangrado de implantación

No ocurre en todas las mujeres ni tampoco en todos los embarazos, pero aproximadamente una de cada cuatro mujeres detectan un ligero sangrado que coincide con la implantación embrionaria: entre los cinco y diez días después de la fecundación, y su fecha suele ser similar a la esperada de la menstruación o unos días antes.

Por esta razón podría confundirse con una menstruación ligera, pero es bastante diferente ya que es muy escaso, (dura apenas de uno a tres días), y la sangre tiene un color más clarito, rosa o marrón. 

Esta pérdida se debe a la anidación del óvulo fecundado, (embrión) en la pared del útero, que en algunas ocasiones provoca que se rompan pequeñas venas y arterias que irrigan normalmente el endometrio, provocando el ligero sangrado.



9. Ausencia de menstruación

La amenorrea suele ser la señal que nos hace despertar mayores sospechas, sobre todo en aquellas mujeres que tienen ciclos muy regulares. También es importante saber que pueden darse otras situaciones especiales que provoquen una ausencia de menstruación un mes, por ejemplo en una situación emocional de mucha intensidad, una enfermedad, un viaje muy largo.. etc

En otras ocasiones, aunque muy pocas, la regla podría continuar un mes a pesar de haber un embarazo, siendo mucho más breve y superficial.



10. Prueba de embarazo

Esta es la evidencia definitiva. No existen falsos positivos, así que si obtienes el resultado esperado estás de enhorabuena, ¡felicidades!

Lo más habitual es realizar una prueba casera cuando se tienen sospechas de embarazo, pero has de saber que no todas tienen la misma fiabilidad. Los test de embarazo se basan en medir la presencia en la orina de una hormona llamada gonadotropina coriónica (hCG por sus siglas en inglés), también conocida como β (beta) u hormona del embarazo. Es producida por células que se desarrollan dentro de la placenta e ingresa por primera vez al torrente sanguíneo cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero, (unos días después de la fecundación). 




Aunque la mayoría de los fabricantes de pruebas caseras aseguran tener una fiabilidad del 99 % no todas ellas detentan cantidades pequeñas de esta hormona, (algunas marcas proporcionan información acerca de la sensibilidad de una prueba, dan a conocer la concentración más baja de hCG en mili-Unidades por mililitro de orina que son capaces de detectar). Por esta razón, se recomienda no realizar una prueba casera hasta que se ha producido la falta de menstruación o incluso unos días después, (y si es posible hacerla siempre al levantarse, cuando la orina está más concentrada). Si el embarazo evoluciona favorablemente, la cantidad de esta hormona se va duplicando aproximadamente cada dos días, por lo que cuanto más esperemos más fiable será el resultado y estaremos más seguras de que todo marcha bien.

Has de pedir cita con tu médico lo antes posible y empezar a cuidar tu salud desde el primer momento. Lo más seguro es que el profesional te pida una confirmación del embarazo a través de un análisis de sangre, que es mucho más fiable ya que permite medir con mayor exactitud la presencia de la hormona del embarazo en tu organismo.

Me despido con este simpático vídeo en el que te doy una idea de lo que pasará los próximos meses y cómo puedes guardar un bonito recuerdo, pincha en la imagen para verlo, ¡espero que lo disfrutes!

Y sobre todo, ¡muchas felicidades! 





PD: ¿Te apetece unirte a nuestra Comunidad de Embarazo? ¿Has notado un incremento de parejas que están esperando un bebé este año entre tus familiares, amigos y conocidos? Puedes unirte e invitarles pinchando directamente en la imagen, ¡espero que disfrutes mucho!





Miriam Escacena


¿Te ha gustado este artículo?
Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario

Se ha producido un error en este gadget.