miércoles, 23 de julio de 2014

Mucha atención al ahogamiento secundario


Hace unas semanas leí este post de Lindsay  en el Huffington Post y me quedé impresionada.

Me asusté mucho y sobre todo pensé: ¿por qué nunca antes había oído hablar de esto?

Mi hija tiene ahora cuatro años y le encanta la piscina, como a todos los niños es difícil sacarla porque disfruta muchísimo. Ahora andamos con mil ojos porque justo está empezando a "soltarse" y se baña sin ninguna ayuda, (hemos dejado atrás los manguitos, el churro y los demás accesorios que ayudan a la flotabilidad). 

Ojalá nunca me vea en una situación como la que relata la madre en el post que te comento y que te invito a que leas en primera persona, (puedes hacerlo aquí).

Mientras tanto, os comparto aquí la información que he recopilado al respecto, después de contactar con una buena amiga socorrista que trabaja en el Instituto Europeo de Salvamento, (al ser el artículo original una traducción, he querido corroborar ciertos datos antes de ponerme a escribir).



Imagen cortesía de Free Digital Photos

El ahogamiento es la muerte por asfixia tras inmersión en un medio líquido, que ocurre en las primeras 24 horas del accidente. Es la tercera causa de muerte por accidente en los niños. La asistencia médica escalonada desde el lugar del hecho, el traslado y las salas de terapia intensiva han logrado disminuir la mortalidad por los efectos cardiorrespiratorios que el fenómeno acarrea, pero sigue siendo aun, el daño neurológico la causa importante de morbilidad en los sobrevivientes.



Lo que no se suele conocer es que existen diferentes tipos..
  • Ahogamiento húmedo o con aspiración: es el más frecuente (80 al 90%) y el predominante en adultos; inicialmente se produce apnea iniciándose movimientos respiratorios con aspiración de líquido a los pulmones.
  • Ahogamiento seco o sin aspiración: se da cuando hay escaso o nulo paso de agua a los pulmones, ya que se produce un espasmo de la glotis con apnea, es el menos habitual (10 al 20%) aunque es más frecuente en niños.
  • Ahogamiento secundario: se define como el inicio retardado de la insuficiencia respiratoria después de un episodio de casi ahogamiento, que puede ocurrir hasta 96 horas después del accidente.

El ahogamiento secundario sucede después de un episodio de inhalación de agua, pero a diferencia del primario, (el que conocemos habitualmente), no se produce inmediatamente si no durante los 4 días posterior al incidente, es decir, cuando el niño nos da un pequeño "susto" y tenemos que sacarle observando que ha tragado bastante agua, (fenómeno que se conoce como "semi-ahogamiento").

El problema es que es muy peligroso, y si no se trata en un centro médico puede ser mortal. Después de haber pasado el susto nos relajamos pensando que todo ha pasado, nos baja la adrenalina y pensamos que lo mejor es un descanso para todos. Pero debemos estar muy atentos, ya que si no reconocemos los síntomas de alarma puede que lleguemos tarde al hospital.

El ahogamiento secundario se produce por los daños en el tejido pulmonar ocasionados por un episodio de casi-ahogamiento producido con anterioridad. Quizás el niño haya aspirado una cantidad muy pequeña de agua y nosotros penamos que ha expulsado todo al toser. Se encuentra aparentemente normal, pero el agua puede llenar los alvéolos pulmonares y reducir la capacidad de oxigenación de la sangre. 

El corazón se va ralentizando pero lo hace de forma muy lenta y poco significativa, por lo que el niño puede seguir hablando y andando con normalidad. Uno de los primeros síntomas observables podría ser, (como en el caso del post que leí), un cambio repentino de personalidad o en el nivel de consciencia, por lo que debemos prestar mucha atención a su comportamiento y su nivel de energía durante las horas posteriores al incidente.

La mejor forma de prevención de un ahogamiento secundario es llevar al niño a un centro médico después de haber sufrido un casi-ahogamiento. Siempre que el niño haya tendido que ser reanimado o haya sufrido algo más que un simple trago de agua deberá verlo un médico lo antes posible para evitar posibles lesiones.

Aquí os dejo un cuadro resumen para que lo podáis compartir entre vuestros familiares y amigos, ¡espero que os sea de ayuda!






Si te ha gustado este post, te invito a que te suscribas a la lista para que puedas estar informado de las últimas actualizaciones que publique. Puedes hacerlo aquí.

Muchas gracias y a disfrutar del verano!!

Miriam


¿Te ha gustado este artículo?
Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

1 comentario:

  1. Wow! No tenía idea de esto, que bueno es informarse. Gracias!

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario

Se ha producido un error en este gadget.