jueves, 3 de septiembre de 2015

Aprendiendo sobre el famoso BLW: alimentación dirigida por el bebé


Queridos amig@s,

Hoy me gustaría adentrarme en el mundo de la alimentación complementaria y más concretamente en la técnica de la que se está oyendo hablar mucho durante los últimos años y que yo no tuve la oportunidad de probar en su día con mi hija, ya que cuando la descubrí ya me pilló un poco tarde.

Se trata del BLW, "Baby Led Weaning" o "alimentación dirigida por el bebé", un método natural de introducción a la alimentación complementaria después de los seis meses de lactancia materna exclusiva (LME), que recomiendan tanto la OMS como la mayoría de Asociaciones de Pediatría, (AAP, AEPED..etc).

Tradicionalmente cuando comenzamos con la alimentación complementaria preparamos alimentos especiales para el bebé, fundamentalmente papillas y purés que damos nosotros a nuestros hijos. Este método es totalmente diferente: no hacemos comidas especiales para ellos, si no que ponemos a su alcance alimentos sanos y les dejamos que experimenten con sus manos, aprendan sobre los diversos colores, sabores y texturas de los alimentos. 

Al principio suelen comer poco y ponerlo todo perdido, pero no pasa nada ya que el primer objetivo de este método es educacional y no nutricional, estando sus necesidades cubiertas por la lactancia materna. Además, les sentamos con nosotros en la mesa, tratando de comer toda la familia a la misma hora y disfrutar del momento, permitiendo que el bebé se interese, experimente e imite a sus mayores.

Si tenemos un poco de paciencia en esta primera fase pronto descubriremos todos los beneficios que puede ofrecernos el método y nos daremos cuenta de lo rápido que el peque empieza a comer de todo y a utilizar vasitos y cubiertos. No sólo no tendremos que preocuparnos de preparar comidas diferentes e ir con potitos o papillas a todas partes cada vez que salgamos de casa, si no que estaremos permitiendo que nuestro hijo experimente una relación sana con la alimentación, sin forzar, sin llantos, sin coger malos hábitos, continuando su aprendizaje de autoregulación y desarrollando además de forma extraordinaria sus habilidades motoras finas.

Esta técnica, como otros muchas cosas,  aunque si se está hablando mucho de ella en los últimos años, todavía no es muy conocida en España, a diferencia de otros países de Europa o del mundo.

Para comprenderla un poquito mejor hoy entrevistamos a Almudena García Colmenero, una gran experta y amiga que se ha ofrecido a ofrecernos sus conocimientos sobre el tema.


Almudena es Educadora Social, con Master en Atención al Menor e Intervención Psicosocial, y  lleva dedicándose a la educación más de 18 años a nivel profesional y otros tanto a nivel voluntario.

Es mamá de Marco, de casi 4 años, que le ha hecho descubrir un mundo nuevo y experimentar un gran crecimiento personal.
La educación es algo totalmente vocacional para ella. Imparte cursos sobre alimentación complementaria dirigida por el bebé, (Baby Led Weaning), y también de signos para bebés desde hace varios años, transmitiendo el placer de comunicarnos con ellos, mucho antes de que puedan hablar. Tiene un perfil en Facebook “Chiguitopapis”, donde suele hablar y compartir temas sobre educación, crianza, BLW, porteo, lactancia.
Además, Almudena diseña unas láminas preciosas que habitualmente comparte en diversos grupos y nos ayudan a todos a aprender mucho sobre temas interesantísimos. ¡Seguro que os suenan!

Hoy arrancamos el espacio de colaboradores en el blog y para ello Almudena viene a hablarnos sobre BLW; una de sus especialidades que ha descubierto a través de su hijo. En próximos artículos nos irá hablando de otros temas interesantísimos..  ¡Esperamos que os guste! :-)

Almudena, bienvenida.
¿Cómo descubriste la alimentación complementaria dirigida por el bebé? ¿Qué experiencia recordabas de tu propia infancia y cuál era el propósito con tu hijo?
Descubrí el BLW gracias a un familiar (y mi doula) en el momento perfecto, justo cuando me estaba planteando con mucha pereza comenzar con la Alimentación Complementaria. Me costó mucho sacar adelante mi lactancia y en el momento en el que estaba empezando a disfrutar de ella, de su libertad, se acercaba el verano y sólo de pensar en tener que llevar, la nevera, los potitos, los purés…
Ver a su hijo, tan pequeño, comiendo en un restaurante con nosotros, con su plato, sus cubiertos, feliz y compartiendo la mesa como uno más me hizo reflexionar. Entonces fue cuando pensé: eso es lo que yo quiero para mi hijo
Unas pautas, un buen resumen en papel y comenzamos con ello, hasta hoy (aún no estaba traducido el libro de Gill Rapley y yo no tengo tanto nivel en inglés). Más tarde cuando salió el libro, lo compré y me ayudó bastante.
En cuanto a mi experiencia con la alimentación la verdad es que fue realmente muy negativa. -yo era una niña “muy mal comedora”, no se llevaban los percentiles, pero seguro que estaría por debajo de las gráficas. Lloraba todos los días cuando se acercaba la hora de comer, porque ya sabía lo que me esperaba.  Aún recuerdo las lentejas en el techo de la cocina, en un accidente con una cuchara, la comida en el suelo del comedor del colegio, donde me mandaron para ver si aprendía a comer. Resumiendo, justo todo lo que no deseaba para mi hijo. Así que ¡¡vi la luz!!

¿Cuáles son los principales beneficios de este tipo de alimentación frente a la tradicional a base de papillas?
  • La autorregulación, los bebés traen de serie la capacidad para saber lo que necesitan, si les damos la oportunidad y lo potenciamos, su salud nos lo agradecerá. Por ejemplo, mi hijo le encantaban los huevos en todas sus versiones, la tortilla de patatas su favorita; pero de repente, dejó de quererlo, en ninguna de sus variantes. Menos mal, que confiamos en su autorregulación y no le forzamos, ya que al poco tiempo descubrimos que había desarrollado una alergia al huevo.
  • La estimulación sensorial, los niños que hacen BLW están más expuestos a los estímulos, los colores y los olores de los alimentos, sus texturas (los tienen que manipular), su nombre (los niños que comen todo mezclado comen puré o papilla, estos, comen pimientos rojos, maíz amarillo, pollo asado, sardinas…). En cuanto al vocabulario si además practicamos los signos para bebés, la estimulación será mucho mayor, de ello hablé en este artículo
  • La psicomotricidad, si les damos la oportunidad de experimentar con la comida, desarrollarán mucho antes habilidades como hacer la pinza, es decir, coger objetos pequeños con dos o tres dedos. Habilidad muy importante y que se suele adquirir mucho más tarde.
  • La autoestima, ya que los niños que tienen libertad para hacer sus cosas, ellos mismos, desarrollan una buena actitud ante los demás y ante ellos mismos. Se sienten útiles y descubren que además puede ser divertido.

Además de todas estas ventajas, evitamos berrinches. Nadie mejor que ellos para saber si tienen hambre o no, si hasta ahora eran capaces de alimentarse a demanda con el pecho, por qué no seguir igual con la alimentación.
No tienes que llevar miles de accesorios cuando sales de casa, solo elegir de tu menú lo que pueden comer. Podemos improvisar y nos da mucha más libertad.
Ahorras tiempo y dinero. Eso de no tener que comprar comida especial, “adaptada” y cara y poder comer todos lo mismo, resulta más económico, ecológico e interesante para los pequeños.
Podía seguir contando muchas más cosas, pero me quedaría sin espacio…

Para una persona que no sabe nada, ¿por dónde habría que empezar? ¿Nos recomiendas algún libro?

Empezar por saber que el BLW es algo muy sencillo y se basa en ofrecer comida a los bebés y que ellos elijan qué, cómo, cuándo y cuánto comer. Confiar en ellos. Por eso se llama alimentación autorregulada o dirigida por el bebé.
Y en contra de lo que pensamos los alimentos sólidos han de ser grandes, que sobresalgan de su mano, para poder manejarlos bien y dejar los trozos pequeños para cuando hagan la pinza.                                                                
El resto de indicaciones, qué alimentos introducir primero, cuándo empezar, qué hacer con los alimentos alergénicos,… son las mismas indicaciones para todo tipo de alimentación.
Pero para resumir, podemos dar cualquier alimento menos los siguientes:

Los libros básicos serían tres:
  • El niño ya come solo de Gill Rapley. Es la traducción del original y el que explica en qué consiste el BLW.
  • Mi niño no me come de Carlos González. Este es ideal para quitarnos miedos y derribar falsos mitos sobre la alimentación infantil.
  • Se me hace bola de Julio Basulto, como nutricionista es el libro ideal, para saber la nutrición básica para nuestros bebés.
Para mí, se complementan a la perfección.

¿Por qué cuesta tanto adentrarse en este mundo? ¿Crees que la industria de la alimentación nos controla demasiado?
Uno de los principales motivos a mi modo de ver, son los “especialistas”. Seguro que si sois padres y tenéis  hijos os acordáis de esas hojitas sobre introducción de la alimentación que nos daban y dan, en los centros de salud. Esa cantidad de pautas, con horarios, cantidades, e incluso marcas a consumir. Lo único que hacen es confundir.
Bien, pues salvo que se formen por su cuenta los pediatras y las enfermeras, no estudian nutrición y por lo tanto, no son expertos en el tema. Pero, por desgracias aún seguimos pensando que todo lo que ellos nos digan en torno a los bebés es ley, ¡que para eso han estudiado!
Pues yo que llevo un tiempo coleccionándolas, solo he encontrado dos actualizadas y con recomendaciones serias y reales, frente a decenas de pautas, obsoletas, estrictas e incluso algunas peligrosas.
La industria alimenticia también tiene mucho que ver en nuestras pautas de alimentación, no en balde se gastan un dineral en campañas, para hacernos creer lo necesario que son los alimentos para bebés, que si los analizamos, en ocasiones no son nada recomendables para ellos, por la cantidad de azúcares que llevan, otros con verduras de hoja verde o con miel, (alimentos que no conviene dar a niños menores de un año). Y que por otra parte, podemos encontrar esos alimentos, vitaminas, minerales, de una manera natural en alimentos mucho más sanos y sin complicaciones, ni costes adicionales.
Para hacernos una idea, hay unas galletas (por lo tanto bastante azúcar, alimento nada recomendado para bebés con el sello de la Asociación española de Pediatría), si la Asociación española de Pediatría recomienda alimentos poco saludables para nuestros bebés, haciendo publicidad a la industria alimenticia, podemos comprobar, hasta donde llega la mediatización del tema, (aquí la noticia).
Nota de Miriam: no dejéis de leer esta carta de Julio Basulto al Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría.

¿Nos cuentas algún proyecto que te traes entre manos? 

¡Si! Uno muy interesante, actualmente estoy colaborando en un estudio sobre alimentación complementaria de la Universidad Panamericana de la ciudad de México. La primera fase va dirigida a cualquier familia del mundo, hispanoparlante y que tenga hijos entre 13 meses y 3 años.

Esta fase consiste en una pequeña encuesta, que no se tarda más de 15 minutos en rellenar y para los que estéis interesados solo hay que mandar un correo a alimentandoatubebe@gmail.com, antes del 4 de septiembre, (¡es mañana, así que daros prisa!).Un lujo poder colaborar en un proyecto que puede cambiar la alimentación de las futuras generaciones.

También estoy trabajando desde hace tiempo en una página web y un blog, donde poder tener toda la información importante e interesante reunida, pero es un proyecto que va muy lento.

Y para terminar, ¿cómo son los cursos que realizas? ¿Qué es lo que más preocupa a los padres?

Actualmente el más demandado es el que realizo con la Escuela Babytribu (podéis ver más información en este enlace). Se trata de un curso completo, no un taller, de 10 días de duración. Se van entregando temas y comentándolos en un grupo de Facebook, creado a tal efecto. 

Se proponen además ejercicios y se comparten experiencias, dudas, logros…Y muchos textos y enlaces para leer, poco a poco y aclarar todas las dudas.

Como novedad en esta próxima edición de septiembre, se aumentan las recetas, por petición de los alumnos, se incluyen las últimas recomendaciones en cuanto a introducción de nuevos alimentos, especialmente del huevo, un tema nuevo sobre nutrición básica y como siempre, las famosas láminas, listas para imprimir y tener la información más importante a mano, (en la siguiente imagen os dejo un pequeño resumen).



Almudena García Chiguito Papis, muchísimas gracias por tu colaboración en el blog. ¡Esperamos poder volver a leerte muy pronto!

Espero que te haya gustado este post.. Si quieres ampliar información puedes ponerte en contacto con Almudena en chiguitosignos@gmail.com.

Un abrazo,


Miriam Escacena


¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!
Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

1 comentario:

Deja aquí tu comentario

Se ha producido un error en este gadget.