miércoles, 3 de junio de 2015

Signos para bebés: ¿te gustaría aprender? (Dudas parte I)


Queridos amigos,

Hoy comienzo una serie de artículos enfocados a resolver las dudas que suelen surgir a los padres y educadores antes de decidirse a aprender la maravillosa técnica de comunicación con bebés a través de los signos.

Si no has oído hablar sobre ello antes te recomiendo que te pases por este artículo que escribí hace poco para el blog de Mamá y Maestra: ¿te gustaría saber qué piensa tu bebé? ¡Te cuento cómo averiguarlo!

Siempre que imparto un taller o doy una charla sobre baby signingsignos para bebés surgen muchas dudas y es algo perfectamente normal, ya que esta técnica aunque hace más de treinta años que se emplea en EEUU todavía es muy desconocida en algunos países, como por ejemplo España.

Poco a poco trataré de dar respuesta a las dudas más comunes.


    1. ¿Desde qué edad se puede comenzar?

Desde mi experiencia como instructora os cuento que yo he tenido como alumnos papás con bebés de apenas dos meses y otros con niños de más de dos años. En realidad nunca es pronto ni tarde: lo importante es las ganas que tengamos y lo constantes que seamos. 

Si queremos hablar de una “edad ideal” para aprender esta técnica podríamos decir que está entre los 6 y 12 meses. Esto se debe a que es a partir de los seis meses cuando los bebés comienzan a desarrollar sus habilidades motoras finas: se descubren sus manitas y la cantidad de movimientos que pueden hacer con ellas, empiezan a señalar cositas que quieren que les demos, desarrollan la pinza de los dedos pulgar e índice para sostener cositas.. etc.

Además, suelen comenzar a mantenerse sentados entre los 6 y 8 meses, y esto es importante porque para poder signar tienen que tener las manos libres y observarnos de frente.



A partir del año es cuando suele comenzar la etapa de aprender a andar, y están muy pendientes de mantener el equilibrio, que es todo un desafío, por lo que si estamos enseñando a signar durante esta época podemos notar un periodo en el que les cuesta más, pero es perfectamente normal, ya que toda su atención está orientada a no caerse y necesitan agarrarse con las manos para mantener el equilibrio.


   2. ¿Cuánto tardan en aprender a signar?

La rapidez del aprendizaje depende del momento en el que decidimos empezar a enseñar al bebé. No es lo mismo si tiene dos o tres meses o si ya es un niño de un año y medio o dos, por su puesto. Mira por ejemplo este vídeo de Laura Berg de My Smart Hands, (a la que tengo gran admiración), enseñando a signar a su preciosa bebe.

Lo importante de esta enseñanza es no ponerse plazos y disfrutar de cada momento, te aseguro que si nosotros los padres somos constantes  el bebé aprenderá, antes o después.

En mi caso por ejemplo, descubrí la técnica algo tarde, cuando mi hija tenía alrededor de 14 meses. En ese momento empezaba a andar solita, comencé a enseñarle los signos de las rutinas como el de “bañarse” y en seguida lo asoció con la acción. Tanto que cuando le hacía el signo y le preguntaba “¿Te quieres bañar? Iba corriendo al cuarto de baño llena de alegría.


Me hubiera encantado conocer los signos mucho antes, cuando mi hija era mucho más bebé, y de este modo poder salvar todos esos momentos de frustración en los que ella lloraba porque le pasaba algo y yo no lograba dar con el problema. Además, hubiera sido genial poder adentrarme en su mundo y conocer cómo ella percibía las cosas a su alrededor. Si en un futuro tengo otro bebé podré disfrutar de toda esta experiencia desde el primer día, ¡y su hermana mayor podrá enseñarle!
para mantener el equilibrio.


   3. ¿Cómo puedo saber si es buen momento para mi bebé?

¿Hay alguna cosa que más disfrutemos los padres a parte de observar y admirar a nuestro bebé?

Pues es lo que tenemos que hacer para elegir el momento de comenzar con los signos, así sabremos identificar cuándo está preparado para aprender. 

Existen ciertas señales que nos ayudan a identificar este momento. Trata de responder a las siguientes preguntas:

-          ¿Puede mantenerse sentado sin ayuda y sin caerse?
-          ¿Empieza a señalar cositas con su dedo índice?
-          ¿Es capaz de coger juguetitos o sonajeros con sus manos y manipularlas?
-          ¿Le gusta observarte y trata de imitarte? (Por ejemplo, si le sacas la lengua)
-          ¿Notas que está interesado en comunicarse?


En siguientes artículos seguiré aclarando posibles dudas, ya que en breve comenzamos un nuevo curso dirigido a familias y estoy recibiendo muchas consultas por email.

Mientas tanto y si queréis saber un poco más, os invito a suscribiros a mi web de forma gratuita y sin ningún compromiso a través de este enlace, y al momento recibiréis mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo” como regalo, ¡espero que os guste!


¡Nos vemos en el próximo artículo!

PD: No te olvides de visitar la página de aniversario de mi web y participar en el Gran #SorteoCCB, te deseo mucha suerte!! 

Miriam Escacena


¿Te ha gustado este artículo?
Te agradecería mucho que me dejases un comentario, así puedo ir mejorando con tu feedback e ir publicando sobre los temas que te interesen. 

También puedes suscribirte aquí  a la lista de correo, recibirás un estupendo regalo y te avisaré de todas las novedades. Gracias de corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario

Se ha producido un error en este gadget.